Inicio arrow EUROInfo Centre
Inicio
Editorial
Cara a cara
En Portada
CAEB Activa
En profundidad
Empresa al día
ECOnoticias
Salud laboral
EUROInfo Centre
Hemeroteca online
EUROInfo Centre
España tiene uno de los impuestos de sociedades más altos de la UE PDF Imprimir E-Mail

Image

Las diferencias impositivas en Europa van desde un máximo de casi el 39% hasta un mínimo del 10%

El impuesto sobre sociedades en España se encuentra entre los más elevados de Europa. Según los datos publicados por el Eurostat, se observa que este tipo de gravamen ha disminuido considerablemente en los países de la UE-27 del orden de 11 puntos pasando de los 35,3 por ciento en 1995 a los 24,5 de 2007. No obstante, en el caso español sigue marcando grandes diferencias en Europa, ya que los tipos varían entre casi un 40 por ciento y un mínimo del 10 por ciento.
Por países, destaca Alemania con un máximo del 38,7 por ciento, aunque la reforma que se acaba de aprobar situará el tipo por debajo del 30 por ciento a partir de 2008. Italia ocupa el segundo lugar con un 37,3 por ciento, aunque ha logrado un descenso muy pronunciado, ya que en 1995 todavía se situaba en el umbral del 52 por ciento. Malta registra un 35 por ciento, Francia, un 34,4 por ciento; y Bélgica un 34 por ciento.
España sigue figurando entre los países con el mayor nivel de gravamen sobre la renta de las sociedades con el tipo del 32,5 por ciento. El Reino Unido llega a un 30 por ciento y Luxemburgo a un 29,6 por ciento. Suecia y Dinamarca comparten un 28 por ciento, al tiempo que Portugal y Finlandia se sitúan en torno al 26 por ciento. Los Países Bajos (25,5 por ciento), Austria (25 por ciento) y Grecia (25 por ciento) todavía superan levemente la media de la UE-27.
Entre los países con bajo nivel de imposición sobre sociedades figuran los nuevos miembros de la UE e Irlanda como país destacado de la antigua UE-15. La República Checa tiene un tipo del 24 por ciento, que baja a un 23 por ciento en Eslovenia y un 22 por ciento en Estonia. Eslovaquia y Polonia comparten un 19 por ciento, al tiempo que Hungría y Lituania se sitúan en torno al 18 por ciento. Rumania registra un 16 por ciento y Letonia un 15 por ciento. En el caso de Irlanda es uno de los tres países europeos con tipo de gravamen más bajo, en concreto un 12,5 por ciento. Chipre y Bulgaria cierran la clasificación con un 10 por ciento, ambos.